sábado, 18 de octubre de 2008

I amsterdam 02


Lo que hace diferente la ciudad son la actitud de la gente y los pequeños detalles. En cada barco, en cada bicicleta o en cada vivienda puedes observar el sello de su dueño.






Los paseos se convierten en una aventura para los sentidos: Bombillas naranjas para decorar un barco, un girasol enorme en la puerta de una casa, olor a marihuana inundando las aceras o un tipo tocando el arpa en un mercado. Las arañas tejen sus telas en los lugares mas imprevistos sin que eso altere el ritmo placentero del día a día. Un rayo de sol es motivo suficiente para hacer una pausa en el camino.








2 comentarios:

Andrés Pérez villARROYA dijo...

Las de blanco y negro son las mejores. Y la de los timbres me la pido para cuando tenga tiempo para hacerme una web!

santadrenalina dijo...

que buena idea! eso está hecho!